El Parque Natural de las Islas Cies

cies1

En la boca de la Ría de Vigo, en la Rías Baixas gallegas, tres islas forman el archipiélago de las Islas Cíes. La Isla de Monte Agudo (o del Norte), la Isla de O Faro y la Isla de San Martiño (o del Sur). Las dos primeras se encuentran unidas entre sí por un largo arenal, el cual configura la Playa de Rodas. En 2.007, el prestigioso periódico británico The Guardian, calificó esta playa como la mejor del mundo, sus aguas turquesas cristalinas y su arena fina y blanca recordaban a las playas caribeñas. Su formación geológica se produjo a finales del Terciario (Era Cenozoica o Cenozoico) hace unos 66 millones de años. Todas las islas atlánticas son las cumbres de las sierras costeras que quedaron parcialmente bajo el mar y están formadas casi en su totalidad por piedra granítica. El ser humano llegó a estas islas hacia 3.500 a. C., a comienzos de la Edad del Hierro. Estrabón, Plinio y Diodoro las mencionaron en sus obras, gracias a ellos sabemos que los poderosos romanos llegaron durante el Siglo II d. C. y las bautizaron como Islas de los Dioses.

En 1.980, el archipiélago fue declarado Parque Natural debido al rápido deterioro que estaban padeciendo derivado de las actividades antropogénicas. El 21 de noviembre del año 2.000, el Parlamento Gallego acordó por unanimidad solicitar al gobierno central la declaración de las islas como Parque Nacional. El Congreso de los Diputados tomó el acuerdo definitivo en julio del año 2.002, creando el Parque Nacional Marítimo-Terrestre de las Islas Atlánticas de Galicia, formado por un conjunto de archipiélagos, islas e islotes: Cíes, Ons, Sálvora, Noro, Vionta, Cortegada y Malveiras, una reserva natural de alto valor. Su gestión corresponde al Concello de Vigo. Distan aproximadamente 14,5 km del puerto de la ciudad. El acceso a los visitantes está limitado a 2.200 personas al día durante la temporada de verano, sólo es posible llegar en barco desde los puertos de Vigo, Cangas y Baiona. Para minimizar el impacto ambiental, no hay papeleras, cada persona debe responsabilizarse de llevarse su basura. Esta prohibido hacer ruidos, traer animales (salvo perros guía para invidentes) y cazar. No hay ninguna zona urbanizada, sólo hay faros para orientar a las embarcaciones. Si deseas pasar unos días allí, únicamente hay un restaurante y camping con el distintivo medioambiental de camping verde (con un aforo máximo de 800 personas).

El Parque Natural está formado por los ecosistemas terrestre y marítimo, los cuales comprenden una superficie de 8.480 hectáreas (7.285,2 marítimas y 1.194,8 terrestres). La pesca submarina se encuentra vetada desde el año 1.992. Gran cantidad de aves nidifican, hibernan y reposan de sus viajes migratorios en este paraíso. La importancia de este espacio para las aves marinas posibilitó la declaración de ZEPA (Zona de Especial Protección para las Aves) en 1.988. También se encuentran incluidas, en el ámbito europeo, en la Red Natura 2.000, la cual desarrolla las directivas comunitarias de hábitats y aves.

gaviota

Entre la gran variedad de especies de pájaros que encuentran refugio en estas islas, la gaviota patiamarilla (Larus cachinnans) es la más abundante, 22.000 parejas reproductoras constituyen la mayor colonia del mundo; y el cormorán moñudo (Phalacrocorax aristotelis), con 1.000 parejas reproductoras, la mayor población del suroeste europeo. También abundan otras especies como la gaviota argéntea (Larus argentatus), el alcatraz (Morus bassanus), azor (Accipiter gentilis), colimbo ártico (Gavia arctica), halcón peregrino (Falco peregrinus), pardela pichoneta (Puffinus puffinus), gaviota reidora (Larus radibundus), arao común (Uria aalge), etc. Incluso se pueden observar especies escasas en la Península Ibérica, como la gaviota oscura (Larus fuscus) y el paíño (Hydrobates pelagicos). En el Alto da Campá (Illa do Faro) y en el Faro do Peito (Illa de San Martiño), existen observatorios ornitológicos. Entre los mamíferos silvestres, encontramos conejos (Oryctolagus cuniculus), erizos (Atelerix algirus) y nutrias (Lutra lutra), así como ratones de campo, musarañas y murciélagos. Entre los reptiles destaca el escáncer de cinco dedos (Chalcides bedriagai), el lagarto arnal (Lacerta Lepida), la lagartija (Lacerta hispanica) y pequeñas culebras inofensivas, no venenosas. Entre los invertebrados: los caracoles, escarabajos, arañas y mariposas. Los anfibios, sapos y salamandras, son poco frecuentes por la escasez de agua dulce.

cies2

La vegetación es la que ha sufrido mayor alteración aunque aquí todavía podemos encontrar especies autóctonas desaparecidas en resto de Galicia. La fuerza del viento con alto contenido salino dificulta, a su vez, el crecimiento de árboles. Las especies autóctonas más abundantes son el tojo, la retama, la esparraguera, el torvisco y la jara; sin embargo, la higuera y el rebollo han menguado notablemente, al haber repoblado con pino y eucalipto, especies foráneas, casi una cuarta parte de la superficie. En las dunas, playas y acantilados predomina la armeria (Armeria pungens), conocida como herba de namorar (en peligro de extinción) y una importante cantidad de camariñas (Corema album) que además son las únicas en el sur de Galicia.

La confluencia del agua dulce de las rías y el agua salada del mar favorecen la diversidad de microorganismos que proporcionan alimento a todas las especies, destaca el importante bosque de algas pardas (Phaeophyta) de los géneros Laminaria y Saccorhiza, por ello, alrededor de las islas encontraremos en abundancia crustáceos, peces, moluscos, etc. sin falta de las visitas de delfines (Delphinidae) y ballenas (Mysticetiy).

cies2

Por desgracia, las costas gallegas han padecido demasiadas catástrofes ecológicas. En 1.970, el Polycommander, un petrolero noruego, encalló en unos bajos próximos a la isla de Monte Agudo, por error del capitán. Los arrecifes rasgaron la nave por su costado de babor, provocando un incendio y vertiendo 15.000 toneladas de crudo, de la variedad Light Arabian. Entre muchos otros, en la memoria colectiva todavía pesa el mayor desastre ecológico de la historia del Estado español, el vertimiento de miles de toneladas de chapapote provocado por el hundimiento del buque Prestige, en noviembre de 2.002. Las Cíes se vieron gravemente afectadas, toda la cadena trófica marina, desde el placton, que moría por la ausencia de luz o envenenado, hasta el resto de la pirámide, que padecerá los efectos directos del fuel durante décadas.

Más información: hoxe.vigo.org/conecenos/cies.php

PUBLICADO EN BIOECOACTUAL

http://www.bioecoactual.com

Anuncios

El Convenio Internacional CITES para la protección de la fauna y la flora en peligro sigue resultando insuficiente

tigre

Las reflexiones colectivas posteriores a los movimientos de Mayo del ’68, empezaron a cuestionar los límites entre Naturaleza, animales no humanos y animales humanos, comprendidos históricamente desde una mirada únicamente antropocéntrica. Comenzó así la toma de conciencia que la cultura tradicional de Occidente, profundamente antropocentrista y basada en la creencia de la superioridad del ser humano en el reino animal, había causado la situación de degradación que ya en aquél entonces había alcanzado el Planeta. Miles de especies de animales y plantas se han extinguido o se encuentran gravemente amenazadas porque el animal humano ha usurpado su hábitat natural, los ha aniquilado para desarrollar actividades antropogénicas de todo tipo y, sobretodo, debido a que el ser humano ha convertido al resto de animales en objecto de consumo. La respuesta social derivó en el surgimiento de los primeros movimientos ecologistas y en defensa de los Derechos Animales, las primeras manifestaciones de cambio de paradigma social. La creación del Convenio CITES fue una de la primeras actuaciones internacionales efectuadas por los gobiernos, para la protección legal de las especies amenazadas, no obstante, la protección ofrecida por dicho convenio resulta insuficiente, pues sigue considerando a los animales posibles mercancías y no ofrece protección al animal como individuo, sólo procura por la conservación de especies. Sigue leyendo “El Convenio Internacional CITES para la protección de la fauna y la flora en peligro sigue resultando insuficiente”

Taula de reflexió sobre la Sisena Extinció

 

Taula de Reflexió a ‘Les 10 Notícies’ sobre la relació entre homes i animals a propòsit de les últimes dades sobre la sisena extinció massiva. En parlem amb Lluís Cardona, professor de Facultat de Biologia de la UB; Marcel Cano, professor d’ètica de la UB i de bioètica de la UVic; i Helena Escoda, historiadora i membre del Grup de Recerca d’Antropologia de la Vida Animal de l’Institut Català d’Antropologia.

 

tigre2

“Ens vam quedar impactats en descobrir pèrdues similars en els invertebrats a les dels animals més grans, ja que es pensava anteriorment que els invertebrats eren més resistents. Encara que no entenem completament quin serà l’impacte a llarg termini de la disminució d’aquests animals ens trobem en la posició, potencialment perillosa, de perdre una part integral dels ecosistemes sense saber quin paper juguen”, afirma Ben Collen, autor de l’estudi i expert en Biociències de l’UCL.

Tauromaquia: Génesis y Evolución Histórica.

Libro: Helena Escoda
  Tauromaquia. Génesis y evolución histórica.
COMPRAR LIBRO
Los orígenes de la tauromaquia todavía generan muchas controversias históricas. Desde tiempos inmemoriales el toro ha sido envuelto en una compleja simbología totémica. La omnipresencia de representaciones simbólicas del toro como animal totémico, especialmente en las orillas mediterráneas, ha dado lugar a numerosas y diversas hipótesis sobre el origen de las fiestas con toros. Sin embargo, el presente análisis histórico pretende aportar una reflexión sobre como a lo largo de su evolución histórica la tauromaquia ha sido una práctica en detrimento del progreso social, ha causado incontables muertes, especialmente entre las clases populares, ha servido como espectáculo alienador y embrutecedor, ha perjudicado gravemente a la agricultura y a la economía de los países donde se ha practicado de forma generalizada y por supuesto ha acarreado un gran retraso jurídico respecto a la legislación relativa a los Derechos de la Infancia y a los Drechos de los Animales, causas que la voluntad popular en la era global del Siglo XXI no debe, ni quiere descuidar. 

 

Reflexiones fabulísticas del Medioevo: El Libro de las Bestias de Ramon Llull

A partir de Noviembre de 2015 hasta Noviembre de 2016, con motivo del VII centenario de su muerte, se conmemorara el año dedicado a Ramón Llull.

ramonllull

En el Libro de las Bestias Llull describió en forma de metáfora anamalística los aspectos más funestos de la condición humana a través del reflejo de la crueldad de la naturaleza y la relación entre los seres humanos con el resto de los animales.

Ramón Llull nació en el Reino de Mallorca en 1.232 y murió 1.315. Fue un auténtico sabio, conocedor de todos los campos del saber de su época, escribió prosa,  poesía,  tratados de ciencia y religión. Entre sus obras más relevantes destacan Llibre d’Amic e Amat, Blanquerna y Félix o Llibre de les Meravelles. La séptima de las diez partes en que se divide el Llibre de les Meravelles es El Llibre de les Bèsties (El Libro de las Bestias). Escrito entre los años 1.288 y 1.289, bajo la apariencia de un tratado de zoología, se trata, en realidad, de una seria reflexión sobre la política en forma de fábula, siendo el mejor ejemplo de analogía faunística aplicada a la sociedad humana. Llull plantea una trama muy compleja, llena de matices, en la que se pueden seguir las maquinaciones de Na Renard, un zorro, el animal prototipo de la malicia en la iconografía medieval. Los animales de la fábula son un pretexto para analizar algunas de las facetas más tenebrosas de la condición humana. El protagonista hará cualquier barbaridad para poder mandar: el fin no es enriquecerse sino cebarse en el placer de dominar a los otros, una triste pasión que se materializa en todos los niveles de las relaciones humanas. Renard acaba fracasando, víctima de su propia desmedida ambición, pero su caída sólo se produce después de muchas injusticias y atrocidades. Llull muestra una sociedad piramidal sustentada por el pueblo llano, en la cual la más destacada oposición es entre carnívoros (estamentos dominantes) y herbívoros (oprimidos, trabajadores y humildes).

adam-naming-the-animals

El rey es el león, el animal arquetipo que se identifica con el soberano en la simbología medieval. Los herbívoros son presentados como humildes y sometidos, mientras los soberbios carnívoros se alimentan devorándolos. Cada día deben librarle una presa al rey (león). El buey y el caballo, para evitar ser comidos sólo pueden refugiarse bajo el señorío del hombre que a cambio les explota cruelmente, en palabras del buey el hombre es el peor depredador “es en el mundo la criatura que abriga mayor maldad y atroz falsía.” El zorro apoya a los carnívoros o a los herbívoros según le convenga. El perro y el gato son los siervos directos del rey, carnívoros pero súbditos, respectivamente representan el portero y el camarero, parecen gozar de una posición privilegiada en la corte pero finalmente el rey decide regalarlos. El perro a un cazador para que lo utilice y el gato a un trapero, lo cual en el Medioevo significa ser desollado para vender su pelaje.

Helena Escoda Casas

Publicado en BioEcoActual

¿Qué es el Síndrome de Noé?

gatoasustado

El Síndrome de Noé es un trastorno psiquiátrico en el cual el enfermo tiende a la acumulación de un número desmesurado de animales de compañía en su hogar, hasta al punto que es incapaz de poderles atender correctamente.  En muchos casos, la situación deriva en un problema grave de salubridad y maltrato animal por negligencia, pues la persona que padece esta enfermedad tiende a una distorsión de la realidad tan grande que no es capaz de reconocer que no puede hacerse cargo de sus animales y que éstos se encuentran en malas condiciones. Sin embargo, el enfermo está convencido que está rescatando animales del abandono. Este trastorno acarrea graves consecuencias tanto para la salud de las personas que lo sufren como para los animales que se encuentran bajo su custodia.
Normalmente, las personas que padecen Síndrome de Noé se oponen frontalmente a separarse se de cualquiera de sus animales, muy pocas veces deciden ceder alguno, aunque tengan la oportunidad de encontrar buenos adoptantes, ni a eutanasiar  por motivos humanitarios cuando se encuentran en situaciones muy críticas. Suelen acumular gran cantidad de animales porque sienten un fuerte impulso cada vez que encuentran un animal en la calle, sea un animal abandonado o no. En la mayoría de casos, el número de animales aumenta rápidamente porque la persona acumuladora no tiene capacidad económica para esterilizar o por simple omisión.
A pesar que se trata de una enfermedad mental socialmente patente y que cada día preocupa más a las administraciones públicas, en realidad, los expertos médicos todavía tienen muy poco conocimiento sobre este trastorno debido a la falta de estudios científicos. El Instituto de Investigaciones Médicas del Hospital del Mar de Barcelona (IMIM) junto con entidades de protección animal, ha realizado el primer estudio europeo sobre Síndrome de Noé, el cual se publicó en la revista Animal Welfare. La conclusión de este estudio determina que es necesario establecer protocolos de actuación especializados y multidisciplinares que impliquen a diferentes sectores de la Administración. Actualmente, cuando un Ayuntamiento detecta un caso de Síndrome de Noé en su municipio, la intervención consiste en retirar a los animales, pero no proporcionan ningún tipo de atención psicológica a la persona enferma y, por tanto, sus posibilidades de reincidir son muy altas y su bienestar se encuentra muy comprometido.
Este trastorno psiquiátrico tiene implicaciones en salud mental, bienestar animal y salud pública, por ello, es necesario reconocer su presencia en nuestra sociedad como primer paso para poder identificar y detectar precozmente los casos y actuar lo más eficientemente posible para ayudar a los enfermos y proteger a los animales. No debemos juzgar como un maltratador al acumulador de animales, sino con un enfermo psíquico.

 

Publicado en BioEcoActual

Els altres ciutadans: la fauna urbana

coloms

A les viles i ciutats d’arreu del món, fins i tot entre l’agitació i el trànsit de les grans metròpolis, hi ha espècies d’animals no humans que han sabut adaptar-se a les característiques de l’entorn urbà. Tot i que no els ho posem gens fàcil, aquestes espècies sobreviuen i conviuen amb nosaltres, als nostres carrers, edificis, parcs, jardins, arbrat, etc… i en qualsevol racó de les nostres grans urbs on puguin trobar un refugi. Parlem dels altres ciutadans, la fauna urbana.

Segurament en sabrem ben poc sobre les seves necessitats i virtuts, però afortunadament, entre tota aquesta diversitat de fauna la majoria d’aquestes espècies es troben protegides per llei, la qual cosa implica certs deures als ciutadans i a l’Administració. Tot i així, altres són legalment titllades de plaga, per una banda perquè són considerades feristeles que només molesten i embruten o per l’altra perquè són fauna no autòctona, en conseqüència, totes elles són espècies perseguides i exterminades pels serveis de salut pública (petits rosegadors, coloms, gavines o cotorres argentines).

Els animals urbans que més fàcilment trobem al nostre voltant són aus, gran part d’elles migratòries, com les orenetes, les quals nidifiquen als angles dels nostres edificis, els falciots o els ballesters. Entre les aus sedentàries abunden les cornelles, els xoriguers, els falcons, les òlibes i els mussols.

Durant les nits, els enigmàtics ratpenats prenen els nostres carrers i, encara que volin, no són aus, pertanyen a l’ordre dels mamífers.

Entre els rèptils abunden el dragó comú, el dragó rosat o la sargantana ibèrica, entre els amfibis la reineta i el tòtil.

Totes aquestes espècies aprofiten les estructures de les nostres edificacions, com ara escletxes, angles, forats a les parets, ampits de finestres, sostres falsos, teules, forats de les persianes, etc…, per fer-hi el seu niu o simplement refugiar-se.

paloma

No obstant, possiblement els animals urbans més populars són els coloms, els quals, com les cotorres i el gavià argentat, són espècies que no estan protegides legalment, tot el contrari. Cada any, serveis municipals de neteja i salut pública de milers de ciutats a tot el món porten a terme programes d’extermini d’aquestes espècies. La gestió dels “problemes” derivats de la fauna urbana és una competència municipal, en la majoria de casos, les aus són capturades amb xarxes i confinades en càmeres per matar-les amb gas CO2 o altres mètodes molt cruels.

Publicat a BioEcoActual